miércoles, 5 de marzo de 2008

Leísmo, laísmo, loísmo

Entre las incorrecciones que cometemos con más frecuencia al hablar y al escribir, sobre todo en las zonas central y noroccidental de Castilla, se encuentran muy posiblemente el laísmo, el leísmo y el loísmo.

Los tres tienen en común que consisten en la utilización de pronombres átonos (‘la’, ‘las’, ‘le’, ‘les’, ‘lo’ y ‘los’) con una función que no les corresponde, pues se usan como complemento directo los que están destinados a serlo como complemento indirecto, o viceversa.

Los seis pronombres provienen del latín. 'La' y 'las' lo hacen, respectivamente, de illam e illas, que son formas de acusativo; y el acusativo es el caso de la declinación latina en el que se expresaba el complemento directo, consistendo el laísmo precisamente en utilizarlos como complemento indirecto.

'Le' y 'les' proceden, en cambio, de las formas latinas de dativo 'illi' e 'illis', y el dativo es el caso de la declinación latina en el que se expresaba el complemento indirecto.

El leísmo es el caso opuesto al laísmo, ya que consiste en usar los pronombres indicados haciendo la función de complemento directo. Es decir, que se utilizan 'le' o 'les' en funciones de complemento directo, en lugar de utilizar 'lo' (para el masculino singular o neutro), 'los' (para el masculino plural) o 'las' (para el femenino).

La expuesta es la regla general sobre el leísmo pero, debido a su extensión entre hablantes cultos y escritores de prestigio, se admite el uso de 'le' en lugar de 'lo' en función de complemento directo cuando el referente es una persona de sexo masculino: «Tu padre no era feliz. [...] Nunca le vi alegre». Sin embargo, el uso de 'les' por 'los' cuando el referente es plural no está tan extendido como cuando el referente es singular, por lo que se desaconseja en el habla culta: «Casi nunca les vi con chicas». El leísmo no se admite de ningún modo en la norma culta cuando el referente es inanimado («el libro que me prestaste le leí de un tirón», o «los informes me les mandas cuando puedas». Y tampoco se admite, en general, cuando el referente es una mujer, pues se prefiere la utilización de 'la'. Por su parte, 'lo' procede de las formas latinas illum (masculino singular) e illud (neutro singular), y 'los' de illos (masculino plural); las tres son formas de acusativo, que es el caso destinado en la declinación latina al complemento directo. Y se incurre en loísmo al utilizar los pronombres indicados en funciones de complemento indirecto masculino (de persona o de cosa) o neutro (cuando el antecedente es un pronombre neutro o toda una oración), en lugar de usar 'le' o 'les' como sería lo correcto. Con lo que, en el fondo, es muy semejante al laísmo.

Como ejemplos de estas tres incorrecciones pueden servir los siguientes:
Laísmo: «La di un beso a Josefa», en lugar de «Le di un beso a Josefa».
Leísmo: «Juan, según dicen quienes le vieron...», en vez de «Juan, según dicen quienes lo vieron...».
Loísmo: «Lo di mi autorización » o «los dije que no se movieran de aquí», en lugar de «le di mi autorización» o «les dije que no se movieran de aquí».

Se aprecian usos loístas (y laístas) más frecuentes, incluso entre hablantes de cierta cultura, con verbos que se construyen con un sustantivo en función de complemento directo y que se comportan como semilocuciones verbales. Son casos del tipo de "echar un vistazo", "prender fuego", "sacar brillo", etc. La secuencia formada por el verbo más el complemento directo puede ser sustituida normalmente por un verbo simple de significado equivalente, que lleva como complemento directo el elemento que funciona como indirecto en la semilocución: echar un vistazo [a algo (complemento indirecto)] = mirar u ojear [algo (complemento directo)]; prender fuego [a algo (complemento indirecto)] = quemar [algo (complemento directo)]; ello explica estos casos de loísmo que, no obstante, deben evitarse: «Acabo de terminar el trabajo, échalo un vistazo si puedes», o «una vez recuperados los informes, los prendieron fuego»; debió decirse «échale un vistazo» y «les prendieron fuego». No deben confundirse estos casos con los de verdaderas locuciones verbales formadas por un verbo y un sustantivo, como ‘hacer añicos’ o ‘hacer polvo’, cuyo complemento sí es directo: «Tiró el jarrón y lo hizo añicos»; «la noticia de la muerte de Pedro los ha hecho polvo».

Pero todo lo anterior es teoría, y creo que nos interesa más la práctica, pues las dificultades surgen a la hora de saber si estamos utilizando como complemento directo o indirecto cada uno de los pronombres a que venimos refiriéndonos. A este respecto, únicamente puedo dar el mismo consejo que me dieron cuando estudiaba Bachillerato, y ya ha llovido desde entonces: se parte de uno de los ejemplos puestos más arriba («La di un beso a Josefa»/«Le di un beso a Josefa», «Juan, según dicen quienes le vieron...»/«Juan, según dicen quienes lo vieron...», «Lo di mi autorización» o «los dije que no se movieran de aquí»/«le di mi autorización» o «les dije que no se movieran de aquí»), y se hace uno la pregunta que, de entre las siguientes, corresponda según el ejemplo elegido: Para el primer caso, la respuesta a ¿a quién di el beso? nos indicará un complemento indirecto –‘Josefa’. Consecuentemente, el pronombre que debería sustituir a Josefa sería ‘le’, y no ‘la’ .

En el segundo ejemplo la respuesta a la pregunta ¿a quién vieron? (que, si no se tratase de una persona, sería ¿qué vieron?) contiene el complemento directo. Como vieron a Juan, él es el complemento directo y le corresponde el pronombre ‘lo’. En cuanto a las dos posibilidades del último supuesto (que es doble por abarcar el singular y el plural), las preguntas son: ¿a quién di mi autorización? y ¿a quién dije que no se moviera?. Las respuestas a las dos contienen complementos indirectos; consecuentemente, como el ‘lo’ y el 'los' empleados están sustituyendo a las personas a quienes di la autorización o dije que no se movieran (y que están sobreentendidas, pues en las frases no se concretan), debía haberse empleado en su lugar ‘le’ y 'les' por estar haciendo funciones de complemento indirecto.

Ahora veámos que dice la Real Academia de la Lengua Española sobre este tema:

  Para usar adecuadamente los pronombres átonos de 3.ª persona lo(s), la(s), le(s) según la norma culta del español general, debe tenerse en cuenta, en primer lugar, la función sintáctica que desempeña el pronombre y, en segundo lugar, el género y el número gramatical de la palabra a la que se refiere. En el siguiente cuadro se muestra la distribución de formas y funciones de estos pronombres:

 

            singular

            plural

3.ª pers.

compl. directo

masc.

            lo

(también le, cuando el referente es un hombre)1

            los

fem.

            la

            las

neutro

            lo

            ¾

compl. indirecto

            le

(o se ante otro pron. átono)

            les

(o se ante otro pron. átono)

1 En el Esbozo de una nueva gramática de la lengua española (RAE, 1973) se condena el leísmo referido a cosa, pero se permite el referido a persona masculina singular; el leísmo plural siempre ha sido censurado por la Academia, ya que su baja incidencia desde los textos castellanos más antiguos atestigua que tampoco lo ha sancionado nunca mayoritariamente el uso de los hablantes cultos.

  A continuación se expone de forma sucinta la norma que rige el empleo de estos pronombres:

  • Cuando el pronombre desempeña la función de complemento directo, deben usarse las formas lo, los para el masculino (singular y plural, respectivamente) y la, las para el femenino (singular y plural, respectivamente):

  ¿Has visto a Juan? Sí, lo vi ayer.
  ¿Has visto a Juan y a los niños? Sí, los he visto en el parque.
  Compré la medicina y se la di sin que nadie me viera.
  ¿Has recogido a las niñas? Sí, las recogí antes de ir al taller.

  [Dada la gran extensión en el uso de los hablantes cultos de ciertas zonas de España de la forma le cuando el referente es un hombre, se admite, únicamente para el masculino singular, el uso de le en función de complemento directo de persona: ¿Has visto a Jorge? Sí, le vi ayer en el parque].

  • Cuando el pronombre desempeña la función de complemento indirecto, deben usarse las formas le, les (singular y plural, respectivamente), cualquiera que sea el género de la palabra a la que se refiera:

  Le pedí disculpas a mi madre.
  Le dije a su hermana que viniera.
  Les di un regalo a los niños.

  

  A pesar de la aparente simplicidad del sistema, existen casos excepcionales o aparentemente excepcionales dentro de la norma, así como una enorme variedad en cuanto a los usos efectivos en las distintas zonas hispanohablantes. Si se desea información pormenorizada, pueden consultarse los artículos LEÍSMO, LAÍSMO y LOÍSMO del Diccionario panhispánico de dudas, así como las entradas dedicadas a verbos que plantean problemas a los hablantes en cuanto a la selección de los pronombres átonos de tercera persona (avisar, ayudar, curar, disparar, escribir, llamar, molestar, obedecer, pegar, saludar, etc.).

5 comentarios:

LA TIATAN dijo...

INTERESANTE.
BELEN ESTEBAN, es decana en laismosssss.
Y aqui en cataluña, tienen otras cosas, por ejemplo, para decir que ya vienen, dicen " Ya me vengo", a ver tu preguntas, ¿Ya vienes? entonces te contestan, si ya me vengo... es impresionante, y dicen que esta bien dicho.
Habla algun di ade los vulgarismos, COMPREMOS, ENCONTREMOS,PINTEMOS, ETC ETC ETC.
¿Nos veremos en fallas? Nosotros vamos el 18.
Besitos

LA TIATAN dijo...

Es que estoy hasta los mismisimos.
Tu, la gente pasa de mi olimpicamente, cuando me necesitan si que saben buscarme, collons, pero luego... si te he visto no me ecuerdo. A LA MIERDAAAAAAAAAAAAAAAA.
Bueno corazon, si ya queda menos para fallas, a ver si me quedo tranquila ya el domingo y me relajo 8 dias, que falta me hace.
Y lo de la ropa es que el tema tiene tarea, ya te contare.
BEISTOS

LA TIATAN dijo...

Holaaaaaaaaaaaaaaaaa, que tal?
No nos hemos visto estas fallas, aisxxxx que fallo, bueno ya nos veremos en otra ocasion.
Hable con Javi, pero poco rato, se le notaba muy, muy cansado... es lo que hacen las fallas.
Un beso corazon

LA TIATAN dijo...

Hola corazon.
Hoy de comida familiar ¿no?
Que os lo paseis muy bien.
Un besazo.

Almudena Parra dijo...

Qué va!!! Yo hoy no puedo quedar porque sólo tengo una hora para comer y no puedo faltar al curro, así que cenaré con Javi está noche para celebrar su cumple.
Además ya estuve el domingo con sus padres en el valle del jerte, así que fué una celebración adelantada, jejejeje.
Besos.