miércoles, 20 de junio de 2007

Dichos populares 20

SEMBRAR CIZAÑA:
“Sembrar o meter cizaña” es “ocasionar disensiones o lanzar rumores o noticias que inquieten a los que estaban tranquilos y enemisten a los que eran amigos”. Debe su origen a la enorme influencia del léxico religioso en la lengua, y muy especialmente en nuestro idioma castellano. Esta popular expresión alude, concretamente, a la parábola de Jesucristo que aparece en el Evangelio de S. Mateo, cap. XIII, vers. 24 y siguientes: "El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena simiente en su campo. Pero al tiempo de dormir los hombres vino cierto enemigo suyo y sembró cizaña en mediodel trigo, y se fue...". La cizaña es una hierba semejante a la avena, que nace espontáneamente junto al trigo y que es muy nociva para su crecimiento y desarrollo.

SER CABEZA DE TURCO:
Esta expresión alude a quien resulta objeto de acusaciones o responsabilidades y sujeto unilateral de las mismas, siendo culpado, generalmente, por las acciones de todo un grupo. Proviene, probablemente, de tiempo de las Cruzadas, cuando los cristianos se dedicaban a cortar las cabezas de los turcos como quien pela patatas. Otro posible origen puede proceder de la batalla de Lepanto (7 de octubre de 1571), cuando el almirante turco Alí Bajá fue decapitado por un galeote cristiano con su hacha de abordaje, tras una rebelión de los cristianos prisioneros que navegaban en las galeras turcas. Aquel célebre episodio de Lepanto terminó con una escabechina : sólo 50 de las 300 naves turcas pudieron escapar y se contaron por miles las cabezas de turco que cayeron bajo los filos de las espadas cristianas.

SER CULO DE MAL ASIENTO:
Este viejo dicho se aplica a los inconstantes, a los que no se sujetan a un trabajo por mucho tiempo, a los que van de acá para allá, como los nómadas, sin tener una morada fija. Pese a lo que pudiera imaginarse, este modismo no se refiere a la parte corporal trasera del hombre, a las posaderas, donde acaba la espalda, sino que alude al "culo" o base de recipìentes y vasijas, que cuando no es absolutamente plano, hace que áquellos/as bailen y no guarden el equilibrio correcto. En Andalucía se utiliza este dicho aplicando el diminutivo : “ser culillo o culito de mal asiento”.

SER DE BUENA PASTA:
Este modismo alude a la persona de carácter apacible y a la persona llana. Si atendemos al último de los significados antiguos de esta expresión, recogido en diferentes versiones del DRAE (persona llana y de carácter “blanco”, dicho en sentido figurado) y en relación con otra de las acepciones de la palabra pasta, indica buena índole, lo que es tomado por blandura en el genio, sosiego o pausa en el obrar o el hablar. En tal sentido esta frase hecha alude a la blandura de la masa, aplicada metafóricamente al carácter y al genio de las personas.

SER MAS CHULO QUE UN OCHO:
Con esta frase popular, originaria del Madrid castizo y zarzuelero, se pretende alabar la majeza de una persona. Su origen puede provenir del tranvía número ocho, que a principios del siglo XX hacía el recorrido entre la Puerta del Sol y el barrio de Manzanares. El dicho viene de la chulería y guapeza de los majos y manolas que solían utilizar el citado tranvía para trasladarse al Paseo de San Antonio de la Florida los días de la romería del santo que da nombre al citado Paseo.

SER PÁJARO DE MAL AGÜERO:
Esta expresión se utiliza para designar a las personas que suelen generar desconfianza o recelo. La palabra “agüero” se refiere a los presagios que algunos pueblos, como en la antigüedad clásica Grecia y Roma, deducían de ciertos indicios o señales, como el canto o el vuelo de las aves y los fenómenos meteorológicos. En este sentido, cuando se dice que alguien es “pájaro de mal agüero” se quiere significar que esa persona no es fiable o digna de confianza, aunque existe otra interpretación de esta frase referida coloquialmente al sentido supersticioso de “gafe”, persona que genera mala suerte, que tiene “mal fario”.

SER UN CAFRE:
El apelativo cafre se aplica a toda persona o situación que encarna lo puesto a la civilización y la cultura. En realidad, se llaman cafres a los habitantes de Cafrería o País de los Cafres, grupo de pueblos bantúes que habitaban la región oriental de Africa del Sur, en El Cabo Natal. La cafrería es un nombre de origen árabe con el que los geógrafos de los siglos XVII y XVIII denominaban a la parte de Africa situada al sur del Ecuador poblada por infieles, es decir, no musulmanes.

SER UN CHUSMA:
"Chusma! proviene del genovés antiguo “ciüsma”, y este del griego “???e?sµa”, canto acompasado del remero jefe para dirigir el movimiento de los remos. En términos generales la palabra “chusma” se refiere a un conjunto de gente soez y vulgar, según el DRAE. Sin embargo hemos encontrado una página de frases argentinas en la que el significado de “ser un chusma” es “ir con cuentos o chismes, sembrar rumores”. Chusma, según esta página argentina, es una palabra usada en la pampa. Lo dicen como si la pampa fuera un mapamundi y no existiera la influencia del idioma castellano. En la tribu, según estos señores argentinos, la "chusma" estaba integrada por los no combatientes: mujeres, niños y enfermos. Ante los soldados blancos, hablaban en voz baja. Despectivamente, se asoció chusma con chisme. Los conservadores hablaban en 1916 de "la chusma radical".

SER UN DISCO RAYADO:
Esta locución, de muy frecuente uso, se utiliza para referirse a las personas reiterativas, las que repiten una y otra vez los mismos argumentos en torno a determinada cuestión y establece una similitud con el ruido chirriante y reiterativo que emitían los antiguos discos gramofónicos. Es sabido que cuando un disco de vinilo se raya, la aguja del tocadiscos no consigue leer correctamente la información musical de la pista y queda enganchada en ese punto repitiendo una y otra vez los mismos sonidos.

SER UN GALLINA:
Se dice que alguien “es un gallina” cuando demuestra una actitud cobarde ante una situación, cuando no tiene el valor suficiente para afrontarla. Las gallinas son animales de corral que se suelen vincular a comportamientos cobardes que en este caso se trasladan metafóricamente a los seres humanos. Esta acepción ya se atestigua desde 1905 en el tantas veces citado “Diccionario de argot español”de Besses. Frente a la acepción anterior, se dice que alguien “es un gallito” o un gallo, cuando es un bravucón, cuando siempre anda presumiendo de sus capacidades frente a los demás y va buscando la confrontación con los otros. Tiene su origen en la actitud de los gallos en el corral y por el sonido tan fuerte que emite este animal cuando se pavonea orgulloso de un lado a otro. La locución “ser un gallo” también se atestigua desde 1905 en el “Diccionario de argot español" de Besses.