lunes, 30 de abril de 2007

Dichos populares 9

ESTO ES JAUJA:
Jauja es la capital de la provincia peruana de Junín, famosa desde la época de la colonia por la fertilidad de su suelo y por los privilegiados dones de salubridad que le atribuían. Durante los tiempos de la colonización, era un codiciado lugar de reposo, sobre todo para los enfermos del aparato respiratorio, por lo que su fama se hizo legendaria y llegó a España, traída por los peruleros o emigrantes enriquecidos en aquel país. El escritor Lope de Rueda, por su parte, influido por las noticias que de esa tierra traían los viajeros, dio el nombre de Jauja a una ciudad ficticia llamada "La tierra de Jauja", en la que describe el lugar como la isla del oro en la que los árboles dan buñuelos, los ríos, leche, las fuentes, manteca y las montañas, queso. Por supuesto, la fantasía popular terminó por identificar a la ciudad de Jauja con el Paraíso, de manera que las expresiones esto es Jauja y vivir en Jauja quedaron para siempre como equivalentes de pasar una vida sin sobresaltos y con el bienestar asegurado. El dicho nada tiene que ver con Jauja, localidad de la provincia de Córdoba.

GOZAR DE LA FRESCA VIRUTA:
"Usted estaba sentado gozando de la fresca viruta." Así da comienzo Roberto ArIt a Psicología simple del latero, una de sus inolvidables Aguafuertes porteñas. Tres líneas más adelante habla nuevamente de la fresca viruta al describir a su protagonista apoltronado en una silla de café, bebiendo cerveza bajo un toldo y repitiéndose, hasta el hartazgo, que la vida tiene sus partes lindas. "Gozar de la fresca viruta" consiste en eso: pasarla bien sin preocuparse por nada y disfrutando lo que se tiene a mano. Pero ¿qué relación existe entre el dolce far niente y eso que el diccionario define como lámina fina y enrulada que sale de la madera al cepillar?. Ocurre que hasta no hace mucho era común aprovechar la viruta para rellenar colchones. Tanto las tiras de madera como el aire que queda entre ellas son excelentes aislantes del calor. El relleno, además, se acomoda muy bien al peso y la forma del cuerpo. Por eso, en la era preplástica, la viruta fue parte del ocio. Y gozar de ella, un arte, que como dice muy bien Arlt, hacía sentir la vida más linda. Más liviana, más mullida y más fresca.

GUARDAR COMO ORO EN PAÑO:
Esta frase hecha significa ‘conservar o proteger una cosa de apreciable valor con mucha prudencia y sumo cuidado’. Su origen proviene de la antigua costumbre de guardar los objetos más valiosos de la casa (oro y plata, fundamentalmente) entre paños, para evitar su deterioro. En nuestros días la expresión ya no refiere sólo a la acción en sí, sino a cualquier acto de ocultar en lugar seguro lo más valioso que una persona pueda poseer.

HA PASADO UN ÁNGEL:
Es una locución que suele emplearse cuando en una conversación generalizada se produce un silencio absoluto. Tal silencio no debe atribuirse en su origen, como es creencia general, al asombro que produjo en los pastores de Belén la aparición del ángel que les anunciaba el nacimiento del niño Jesús, sino que tiene un origen más siniestro. La explicación hay que tomarla del rastro de muerte que el ángel exterminador produjo entre los primogénitos de los egipcios, cuando fue enviado por Dios como la décima plaga (Exodo III, 19, -21, ) y que produjo la liberación del pueblo judío, hasta entonces mantenido como esclavo por el faraón egipcio, dando lugar al comienzo del largo éxodo en busca de la tierra prometida, capitaneado por Moisés.

HABLANDO DEL REY DE ROMA...:
Hablando del rey de Roma por la puerta asoma. Este modismo se utiliza cuando en una conversación se están refiriendo a una persona y en ese momento aparece en presencia de los interlocutores. En el origen histórico de la expresión aparece la palabra “ruin” en lugar de “rey”, para designar a las personas de mal comportamiento que suelen aparecer cuando menos se las espera y normalmente de forma sigilosa para sorprender a los demás. Con el paso del tiempo el léxico popular modificaría la frase, sustituyendo “ruin” por “rey”. Se desconoce, en el origen de la frase, a que personaje se refería la palabra "ruin de Roma", dando por sentado que debería aludir a cierto sujeto innominado cuya mala fama se habría extendido por todo el Imperio romano.

HABLAR PARA EL CUELLO DE LA CAMISA:
Se utiliza este dicho, de no frecuente uso, para referirse a la persona que habla en voz muy baja y con la cabeza agachada, de forma que sólo el cuello de la camisa, la parte más cercana a sus labios, podría escuchar lo que está diciendo. Este modismo se utiliza normalmente en el contexto escolar, bien para expresar la timidez de un alumno en un examen o para poner de relieve la inseguridad de un estudiante cuando está dando una respuesta en cualquier otra situación del ámbito escolar.

HACER DE ABOGADO DEL DIABLO:
Esta frase fue utilizada por primera vez en el año 1587 por Sixto V para gestionar causas de beatificación y canonización. Aunque el título oficial era el de promotor de la fe, su función consistía en objetar y argumentar por escrito contra las pruebas aportadas a favor de beatificar o canonizar a una persona. La supresión de la figura del abogado del diablo fue en el año 1983.

HACER EL AGOSTO:
Se emplea esta expresión para indicar que se ha conseguido ganar una buena cantidad de dinero en poco tiempo y de forma muy fácil, a veces inesperadamente o gracias a una circunstancia ajena al trabajo. Esta expresión puede tener su origen en la antigua costumbre de celebrar numerosas ferias de ganado en el mes de agosto, fundamentalmente en la Castilla medieval. Los feriantes salían con sus productos y hacían el agosto, es decir, iban de pueblo en pueblo comprando y vendiendo mercancía, para después regresar a casa. Otro posible origen, muy relacionado con el anterior, es que agosto es el mes de la vendimia y de la cosecha, es decir, mes de la recogida de la uva, de los cereales y otros productos agrícolas, de forma que es el mes en el que se recoge una gran producción. En nuestros tiempos agosto, es el mes vacacional por excelencia, aunque, contrariamente al significado de la expresión, sólo es en los lugares de vacaciones donde se puede “hacer el agosto”.

HACER LAS AMERICAS:
Aplícase a los trabajos duros y desagradables pero de los cuales se obtiene gran beneficio. Concretamente, solía aplicarse a los españoles que cruzaban el “charco”, el Atlántico, en busca de prosperidad. Hoy se refiere a los artistas y toreros de España que viajan hacia América en busca de éxito y popularidad. Desde los orígenes de las primeras emigraciones de España hacia América este dicho no ha cambiado mucho. A partir de 1492 los españoles concibieron la idea de que las tierras de América o las Indias Occidentales eran abundantes y fértiles y en ellas se podía alcanzar la fortuna. Los que embarcaron con Colón y en los viajes sucesivos eran gente desafortunada, presidiarios que huían de la justicia y personas con ansias de riqueza. La travesía era tan incierta y peligrosa que sólo los que no tenían nada que perder se embarcaban en la aventura. La idea recurrente era regresar a España enriquecido, aunque no siempre se alcanzaba tal meta. “Hacer las Américas”, hoy, mantiene ese carácter lucrativo de ir a la búsqueda figurada del oro.

HACER MUTIS POR EL FORO:
Esta locución procede del mundo teatral y coloquialmente se refiere, en la vida real, a quien abandona una actividad o profesión en silencio y sin que nadie se aperciba de tal acto. Literalmente, por proceder del léxico teatral, hace mención a quien abandona el escenario en un momento determinado de la obra y también, aunque con menos frecuencia, a los actores que permanecen en silencio en escena. Existe la variante conocida como “medio mutis”, referida a quien abandona la escena para volver al poco rato. En su origen la palabra “mutis” procede del verbo latino “mutare”, moverse de un lugar a otro. “Foro” (del latino “forum”) es la parte del escenario o del decorado teatral opuesta a la embocadura y más distante de ella, desde cuyo hueco se ve la totalidad del escenario. Es por este hueco por el que abandonan la escena los actores en la acción teatral. Y a ello se refiere el sentido original de esta locución.