jueves, 19 de abril de 2007

Dichos populares 4

COGER O PILLAR "IN FRAGANTI":
La expresión coger o pillar “in fraganti” significa ‘en el mismo momento de realizar una acción, generalmente considerada en sentido negativo’. Es una locución latina que libremente traducida significa ‘en el fuego’. El origen de la expresión proviene de “ flagrare” (‘arder’), el mismo que el de la palabra flagrante, que se aplica a los delitos evidentes o al delito de “deflagración” (‘explosión’).

COMERSE EL COCO:
“Comerse el coco” es una expresión relativamente moderna, muy propia del argot juvenil de finales del siglo XX. En su sentido literal significa ‘preocuparse’, ‘darle vueltas a la cabeza’ o ‘pensar mucho antes de tomar la decisión adecuada’. Su uso se ha extendido hasta el extremo de aplicarse, entre chicos y chicas, a cualquier problema que exija concentración mental en la búsqueda de la solución adecuada. Es una locución sumamente expresiva : la imagen de alguien devorando su propia cabeza (coco) no puede ser más gráfica.

COMERSE EL MARRON:
Esta expresión, de uso muy extendido últimamente en el registro de los jóvenes españoles y, desde muy antiguo, en el argot de la delicuencia, es expresión propia de algunos lenguajes marginales. Significa ‘verse envuelto en una situación comprometida’ o ‘tener que realizar una tarea ingrata o complicada’ arrastrando las consecuencias negativas que conllevan. Aquí la palabra "marrón", de significados tintes escatológicos, remite por clara analogía cromática a la palabra "mierda".

COMO PEDRO POR SU CASA:
Un antiguo refrán decía: «Algo va de Pedro a Pedro», y significaba que existen diferencias incluso entre los que parecen iguales. Y otros como este: "Bien se está Pedro en Roma, aunque no coma". En general, todos los refranes que aluden al nombre del apóstol, indican que Pedro es el genérico arquetípo que se le da a cualquier individuo para personalizar las frases hechas, los dichos o los refranes. Por antonomasia, Pedro parece representar al dueño o al amo de una casa, como si se tratase de una antiquísima relación de las palabras cristianas según las cuales San Pedro era la piedra angular o primera piedra de la Casa de Dios. Algunos autores, sin embargo, han tratado de identificar a este Pedro con Pedro I de Aragón (siglos XI y XII) aludiendo a un antiguo dicho: "Entrarse como Pedro por Huesca", significando la poca resistencia que tuvo este rey en la torna de dicha ciudad. En la actualidad se utiliza el dicho para referirse a una persona que se mueve con desenvoltura en un lugar que no le es propio. En ocasiones tiene un significado peyorativo, cuando se trata de un intruso cuya actitud es impertinente, arrogante o excesiva.

COMO TURCO EN LA NEBLINA:
La frase es producto de una serie de cambios y derivaciones que comienzan cuando en España se llamó turca a la borrachera. La razón tiene toques de humor. Al vino puro, sin añadido de agua, se lo denominaba tanto vino moro corno vino turco, por no estar "bautizado". En consecuencia, las mamúas tomaron el nombre de turcas. De allí viene la primera parte de la expresión en su forma original: "agarrarse una turca". Lo que sigue se debe exclusivamente a la picardía criolla. ¿Quién puede hallarse más confundido que un borracho que se pierde en la niebla? El pasaje de con la turca al actual como turco lo realizó espontáneamente el uso popular. Y así el turco entró en el dicho y en la neblina, dando lugar a una pintoresca expresión que vale para cualquiera que ande muy desorientado. Por más sobrio que esté.

CON LA IGLESIA HEMOS TOPADO:
Expresión que denota impotencia o resignación ante el poder en una situación determinada. Hace alusión a una frase del Quijote intencionadamente o no deformada, cuya expresión textual es: "Con la iglesia hemos dado, Sancho". Suele emplearse habitualmente en sentido peyorativo contra la Iglesia, o más exactamente contra los estrictos criterios morales de la Iglesia Católica y su poder efectivo sobre las conciencias de los creyentes, así como tanto por su calidad de poder fáctico . La cita de la que toma su origen esta expresión es del capítulo IX de la segunda parte del Quijote, en el que se describe la llegada de Don Quijote a la aldea de El Toboso, con el empeño de encontrar el supuesto alcázar de su amada Dulcinea. Escribe Cervantes : "habiendo andado como doscientos pasos, dio con el bulto que hacía la sombra, y vio una gran torre, y luego conoció que tal edificio no era el alcázar, sino la iglesia principal del pueblo", y dijo: "Con la iglesia hemos dado, Sancho".

CONSULTAR CON LA ALMOHADA:
La expresión, frecuentemente usada en el léxico popular castellano, tiene el significado de “reflexionar o meditar detenidamente sobre alguna cuestión o asunto de importancia”. En general cuando una persona desea consultar algo con la almohada es porque necesita ponderar los pros y los contras de un determinado asunto antes de tomar una decisión, para lo que necesita un periodo de tiempo que comprende, al menos, toda la noche. Se trata, pues, de una metonimia, dado que la almohada pasa a designar el período temporal en el cual se suele utilizar.

CREER A PIES JUNTILLAS:
Se utiliza este dicho popular para indicar que una persona cree en alguien o en algo de manera absoluta, sin necesidad de verificar la realidad de su existencia. La expresión tiene su origen en un juego infantil que consiste en saltar, con los pies juntos y con los ojos cerrados o vendados, de un cuadro que está pintado en el suelo a otro, siguiendo las indicaciones que aporta un compañero que está contemplando la jugada y al que hay que creer a ciegas para no incurrir en el error de saltar fuera del cuadro.

CRUZAR EL CHARCO:
La expresión "cruzar el charco" significa atravesar el mar o el océano y más concretamente está referida al Océano Atlántico desde el punto de vista de un habitante de España. En sentido figurado, el mar o el océano son considerados “charcos” en el sentido popular por su cercanía cultural o afectiva desde que el Descubrimiento de América por parte de la Corona Española estableció las bases relacionales de una amplia comunidad lingüística, religiosa y cultural . Esta expresión ya se documenta a principios de siglo en el “Diccionario de argot español” de L. Besses (1905). Cuando un miembro de la comunidad hispana, a un lado y al otro del Atlántico, habla de “cruzar el charco”, siempre alude al viaje transatlántico entre España y América en uno y otro sentido.

CUALQUIER TIEMPO PASADO FUE MEJOR:
Expresión proverbial con la que se da a entender que el recuerdo del tiempo pasado, por malo que haya sido, siempre nos ofrece una idea de felicidad, en ocasiones falsa e ilusoria. Su origen : el verso de las famosas “Coplas” de Jorque Manrique dedicadas a la muerte de su padre y que son todo un símbolo acerca de la fugacidad de la vida humana en nuestra literatura en lengua castellana. En las “Coplas” de Manrique (1440-1479) se expone la vanidad de las cosas mundanas y la necesidad de lograr una fama basada sólo en el bien y en la piedad. Por su sobriedad y perfección técnica, las “Coplas” de nuestro Jorge Manrique alcanzan una de las más altas cuotas de nuestra literatura.
Recordamos la estrofa origen del dicho :
“Recuerde el alma dormida,
avive el seso y despierte
contemplando
como se pasa la vida
como se viene la muerte
tan callando;
cuán presto se va el placer,
como después de acordado
da dolor;
como, a nuestro parecer,
cualquiera tiempo pasado
fue mejor”.